Tecatel es un ejemplo de reinvención. Esta fabricante de antenas, con sede en Beniarjó (Valencia), quiso diversificar su actividad con una solución de entretenimiento para las televisiones de los hoteles. Resultó que el mercado estaba más saturado de lo previsto. Pero no desfalleció. En su búsqueda de alternativas, descubrió un área que pedía a gritos un software como el suyo, las habitaciones de los hospitales. Así nació su división Medip Health, que actualmente ya ha implementado su sistema en más de 5.000 habitaciones de 14 centros sanitarios españoles (y uno en México).

Pero ahí no acaba la historia. «Seguimos estudiando las necesidades de las habitaciones hospitalarias», comenta el presidente de Medip Health, Javier Cremades. Así descubrieron una serie de ineficiencias, sobre todo en la toma de constantes vitales de los pacientes, que precisamente es «la mayor gestión que se hace en un hospital». «Por protocolo, a cualquier paciente ingresado se le toma la tensión, la temperatura y el oxígeno en sangre en cada turno de enfermería», explica Cremades.

El problema es que la recogida de estos datos todavía resulta bastante rudimentaria. En muchos hospitales aún se hace con lápiz y papel, de forma que, al terminar la ronda, la enfermera se ve obligada a transcribir la información al sistema informático. Esta práctica no sólo implica una pérdida de tiempo en su trabajo, sino que el médico tiene acceso a los datos de las constantes «cuatro horas y media después». Además, puede haber errores humanos al pasar los números del papel al ordenador.

La solución de Medip Health elimina estas dificultades «sin cambiar el hábitos» de los profesionales médicos. La compañía valenciana ha desarrollado el software MedipVitals, que se integra en las tabletas a pie de cama del paciente o en las que lleva la enfermera para que, en cuanto se recojan las constantes, éstas se envíen inmediatamente al sistema informático del hospital.

Pero aún hay más. La empresa ha logrado introducir en un maletín todos los elementos necesarios para la toma de señales vitales en cualquier parte del mundo, ya sea un helicóptero, una ambulancia, una zona rural o un poblado indígena. MedipMobile es el «primer sistema inalámbrico de digitalización de señales vitales». Está dotado de conectividad inalámbrica través de tecnología 3G, 4G o Wifi. Toda está en la nube. La plataforma tiene la capacidad de registrar la información en su propio servidor y lanzarla a través redes inalámbricas con protocolos estandarizados. «Esto permite conectarse instantáneamente con los sistemas clínicos de los hospitales y dejar la información disponible para ser analizada por especialistas», apuntan desde la empresa. Medip Health también ha pensado en los centros sanitarios que no disponen de historia clínica electrónica. Su propio software ejerce como tal.

El objetivo de la empresa era «ofrecer las máximas prestaciones con el mínimo peso posible», indica el responsable del proyecto MedipVitals, Jorge Cremades. Usando tecnologías existentes, como las tabletas, pueden «romper la barrera de precio» y llegar así a «zonas deprimidas con poca capacidad económica». La batería tiene una autonomía de un par de semanas. Además, con un simple cargador de móvil, el usuario puede alimentar a todos los componentes que están dentro del maletín.

Para recoger las señales vitales, la caja incluye un estetoscopio digital, un termómetro, un tensiómetro, pulsioxímetro (que mide el oxígeno en sangre), un glucómetro y un electrocardiograma. Aunque Cremades asegura que pueden introducir todos los aparatos que necesite. Como algunos de ellos no existe con conectividad, Medip Health ha llegado a un acuerdo con un fabricante de dispositivos médicos para hacerlos a medida.

La firma presentó su maletín en la mayor feria de tecnología sanitaria, Medica, que se celebró el pasado mes de noviembre en Düsseldorf (Alemania). Varias organizaciones sanitarias ya han mostrado su interés principalmente para aplicarlo en zonas rurales, ambulancias y atención domiciliaria.

Fuente: elmundo.es http://www.elmundo.es